Acristalamiento

En Venais le podemos asesorar entre las distintas opciones que hay a la hora de elegir los vidrios para nuestras ventanas. Podemos realizar combinaciones creando acristalamientos dobles o incluso triples; elegir diferentes espesores, el tipo de gas que separará un vidrio de otro o si necesitaremos algún tratamiento especial en alguno de los vidrios (control solar, decorativos, etc). 

¿Tipos de acristalamiento de ventanas?

Vidrios con cámara

También conocidos como con doble acristalamiento, son la opción más demandada en ventanas. Estos vidrios están formados por varias hojas de vidrio (que pueden ser de diferentes espesores) separadas por una cámara de aire. Esta cámara está sellada térmicamente y puede ser de aire deshidratado o gas. Estas hojas de vidrios pueden ser sencillas o pueden estar formadas por vidrios pegados (laminares) y recibir distintos tipos de tratamientos (bajo emisivo, control solar)

Vidrios laminados

Es es el resultado de unir diferentes vidrios monolíticos (sencillos) introduciendo entre ellos láminas de PVB (polivinilo butiral). Esta combinación mejora la resistencia y seguridad respecto a los vidrios sencillos. También presentan buenas propiedades acústicas.

Vidrios con control solar

Ideales si nuestra vivienda está excesivamente expuesta a las radiaciones solares. El tratamiento que reciben los vidrios con control solar permite reducir la cantidad de radiación o calor solar que pasa a través del vidrio, disminuyendo así el calor de nuestra vivienda.

Vidrios bajo emisivos

Su principal objetivo es mejorar la eficiencia energética de la ventana (y por tanto, también de nuestra vivienda). Este tipo de vidrios son recomendables en zonas sometidas a bajas temperaturas en las que nos interesa retener el calor interior.

Los tratamientos que reciben los vidrios bajo emisivos reducen su valor U y ayudan a evitar que el frío o el calor del interior de la vivienda se escape.

Vidrios con cámara

También conocidos como vidrios con doble acristalamiento, son la opción más demandada en ventanas. Estos vidrios están formados por varias hojas de vidrio (que pueden ser de diferentes espesores) separadas por una cámara de aire. Esta cámara está sellada térmicamente y puede ser de aire deshidratado o gas. Estas hojas de vidrios pueden ser sencillas o pueden estar formadas por vidrios pegados (laminares) y recibir distintos tipos de tratamientos (bajo emisivo, control solar)

Vidrios bajo emisivo

Su principal objetivo es mejorar la eficiencia energética de la ventana (y por tanto, también de nuestra vivienda). Este tipo de vidrios son recomendables en zonas sometidas a bajas temperaturas en las que nos interesa retener el calor interior.

Los tratamientos que reciben los vidrios bajo emisivos reducen su valor U y ayudan a evitar que el frío o el calor del interior de la vivienda se escape.

Vidrios laminados

Es es el resultado de unir diferentes vidrios monolíticos (sencillos) introduciendo entre ellos láminas de PVB (polivinilo butiral). Esta combinación mejora la resistencia y seguridad respecto a los vidrios sencillos. También presentan buenas propiedades acústicas.

Vidrios con control solar

Ideales si nuestra vivienda está excesivamente expuesta a las radiaciones solares. El tratamiento que reciben los vidrios con control solar permite reducir la cantidad de radiación o calor solar que pasa a través del vidrio, disminuyendo así el calor de nuestra vivienda.

¿No sabes qué tipo de acristalamiento elegir?

¡Te ayudamos!

INFÓRMATE SIN COMPROMISO











    He leído y acepto la política de privacidad y el aviso legal

    ¿Qué necesitas? ¡Información sin compromiso!











      He leído y acepto la política de privacidad y el aviso legal